Bitácora: 3º Semana a bordo del BCC

Finalizadas las dos semanas de “contextualización de la profesión”, era hora de meter las manos en la masa. Para ello, nos habían enviado un documento con la división de los grupos y los horarios de cada uno.

 La división consiste en dos grupos grandes , A y B, que tendrá cada su propio horario de clases de teoría, y que a la vez se dividen en subgrupos de 12 para las clases prácticas, habiendo, incluso, una tercera subdivisión para formar grupos de 6 miembros que realizarán juntos el proyecto.

 Comenzamos el día con teórica de cocina, tutorizadas por Angel y Alberto, los que serán, también, nuestros profesores en los talleres de cocina y pre-elaborados, respectivamente. Durante la clase nos hablaron un poco de su asignatura, la forma de evaluarla, el trabajo que tenemos que realizar y nos preguntaron nuestra motivación por estar en el centro. De entre todas las repuestas, hubo una especialmente destacable: “Cuando me fui fuera me di cuenta que lo que me interesaba a mi era hacer feliz a la gente” (Melanie). Porque al fin y al cabo esta profesión tiene que ver mucho con la servidumbre y con buscar el placer de tus clientes, aunque sólo sea por un breve espacio de tiempo.

 Las 10 de la mañana! Era hora de cambiarse, comer algo y estar preparado para dar comienzo los talleres. A mi grupo nos tocó empezar por cocina con Ángel. Y allí fuimos. Nos explicó un poco por encima los distintos equipos y utensilios que nos vamos a encontrar para ir ya habituándonos a las que serán, en muchos de nuestros casos, nuestras herramientas de trabajo. Y a partir de ahí, cada uno a sus fogones para empezar con las elaboraciones del día. El primer día, fue dedicado a los Fondos. Tuvimos que hacer un fondo claro de ave, un fondo oscuro de ternera, una fumet, y finalmente acabamos con una salsa de tomate. Pero aún quedaba la parte menos placentera, recoger. Hay que dejarlo todo intacto, así que unos nos pegamos una buena pechada a fregar, otros a limpiar y otros a barrer, pero todos contribuyendo.

 El martes empezó con panadería, en dónde Iñigo nos dio una visión de los contenidos que vamos a tener en su asignatura. Tras el descanso, otra vez a la cocina. Para hoy teníamos clase de cremas y sopas, aprovechando muchos de los fondos del día anterior. Las elaboraciones fueron: Sopa de cebolla, crema de calabaza, crema de champiñones, consomé, gazpacho y bisqué de marisco. El bisque es una crema a la que se le añade arroz que más tarde es triturado, para darle una mayor consistencia. Además, hoy tuvimos la oportunidad de probar los platos que íbamos haciendo y dar nuestra opinión. Incluso, para el final de la clase, y después de recogerlo todo, Ángel había tenido el detalle de prepararnos una sopa de cebolla con pan y queso gratinado para cada uno. Así que ese día nos fuimos todos con el corazón contento a casa. Ya saben, por lo del estómago lleno.

 El miércoles había todo el día de proyecto. Que, en principio, no sabíamos muy bien en que consistirían dichas clases. Pero para responder a esas dudas estaba Frederic, quién será nuestro profesor de proyecto e historia, en el salón de actos. Después fuimos a la clase 104, dónde damos clases teóricas, para ubicarnos en torno a los grupos de proyecto y decidir un tema para el trabajo. En nuestro caso, buscamos un tema que fuera ameno a la hora de exponerlo pero que a la vez no sirviera de mucho en el futuro. Por ello, nos decantamos por el vino.

 El resto de la semana cambió el turno de los grupos, por lo tanto nos quedaban tres días de clases predominantemente teóricas. Y digo, predominantemente, porque en clase del viernes de materias primas, por ejemplo, tuvimos la oportunidad de hacer una cata de diferentes tipos de quesos. Además, en estos días también tuvimos equipos, clase dirigida por Miguel Ángel destinada a conocer como debe estar dotada una cocina, y cuyo proyecto final es hacer el plano de una. Y para completar la semana tuvimos historia con Frederic e informática con Rakel. En la primera, Aunque se ve que el profe controla mucho mucho, parece que no termina de enganchar a la gente. Falta eso que se conoce como “feeling”. En cambió en informática parece que estamos más participativos a pesar de que muchos controlemos bastante bien la mayoría de aspectos del temario.

 Y estas son las buenas nuevas de esta 3º semana a bordo del BCC…

Anuncios

One thought on “Bitácora: 3º Semana a bordo del BCC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s